Candados contra la corrupción

Posted on

“Hay que reiterar que queremos ir más allá de lo
que sólo fue punto de partida, que queremos realmente
más y mejor democracia en la vida política mexicana.”
Jesús Reyes Heroles

El PRI históricamente ha sido un partido que ha sabido adaptarse a los nuevos retos, enarboló los ideales de la revolución y entendió que México necesitaba instituciones para ser un país fuerte y respetado por el resto de las naciones, dejando atrás el caudillismo que, aún en épocas recientes, algunos partidos no han entendido.

En el 2000 y el 2006, Acción Nacional nos ganó con la promesa de un cambio que nunca llegó, por el contrario, tuvimos un franco retroceso. Durante 12 años fuimos una oposición responsable, en esa época nuestros adversarios políticos apostaban por nuestra destrucción y división.

Hoy, frente a la XXII Asamblea Nacional del PRI, hacen la misma apuesta, mientras el PRI se organiza para estar a la altura de las exigencias del siglo XXI.

Desde el primer día de su gestión como Presidente Nacional, Enrique Ochoa Reza nos invitó a ser críticos, autocríticos y propositivos, de manera consistente exigió castigo para quienes traicionaron la confianza de nuestro partido y abusaron del poder, sin embargo, como nunca antes, el Gobierno de la República colaboró para que quienes estaban bajo sospecha fueran investigados y judicializados, lo que permitió que hoy, 5 ex gobernadores estén privados de su libertad y 2 se encuentren bajo proceso, 2 con orden de aprehensión y varios más están en investigación. Ponerle un candado a la corrupción, esa sí es una de nuestras máximas prioridades.

Las exigencias más escuchadas de nuestra militancia en las más de 3 mil 500 Asambleas municipales, estatales, sectoriales y de organizaciones, que hemos llevado a cabo en preparación a la Asamblea Nacional, fueron precisamente la exigencia de mayor transparencia, rendición de cuentas y sanciones para quienes no fueran leales con los principios que nos han dado vida. Como una de las propuestas mas relevantes se perfila un Código y un Comité de Ética, que nos permitirá exigir e investigar a nuestros candidatos para que nadie que esté cuestionado, obtenga una candidatura.

Los jóvenes se han dejado oír fuerte y claro, quieren participación y estar en la toma de decisiones de las causas más sentidas. Como nunca antes, las mujeres han incidido en todos nuestros documentos básicos, con un lenguaje incluyente y plasmando con firmeza una igualdad sustantiva. Las propuestas para nuestro programa de acción han sido innovadoras, responsables, congruentes con nuestros principios e ideología, con emoción y coraje los delegados y delegadas hemos defendido, debatido y propuesto actualizar nuestra declaración de principios, el tema de visión de futuro ha sido también un tema que ha despertado enorme interés.

Mucho se ha especulado acerca de los puntos que se discutirán en la Asamblea. Todos los temas son bienvenidos, pues será un espacio abierto para todos, plural y democrático, para decidir qué partido queremos para el 2018, qué proyecto de nación queremos para nuestros hijos y las futuras generaciones. No solo se trata de modificar nuestros documentos básicos, lo importante es una auténtica renovación, que nos permita cambiar en beneficio de la sociedad.

El PRI transformó al México del Siglo XX. Hoy, es necesario mirar hacia el futuro y transformarnos con el México del Siglo XXI, para seguir siendo un partido de causas con visión de futuro y sobre todo, competitivo.