Escuelas Normales

Posted on


La educación genera confianza.
La confianza genera esperanza.
La esperanza genera paz.
Confucio.

Durante la primera mitad del Siglo XX, las escuelas normales jugaron un papel determinante para sacar adelante al país después de la revolución mexicana.

Desde la década de los 20, decenas de normales rurales fueron el semillero de donde surgieron cientos de jóvenes, formados principalmente para alfabetizar al 66.1 % de la población que no sabía leer ni escribir, así como para enseñar oficios que les diera la posibilidad de generar una fuente de ingresos.

La Reforma educativa ha generado un nuevo parteaguas en la educación, a partir de la profesionalización de los maestros y maestras, que les permite ser contratados de forma transparente por sus propios méritos.

En pleno siglo XXI se requiere una nueva generación de docentes. Las necesidades educativas no se centran en la alfabetización porque el país ha alcanzado una cobertura educativa que garantiza a todos los niños y niñas acceso a la educación, por lo que su papel debe estar enfocado en fortalecer el modelo educativo, profundizar en la educación intercultural, hacer obligatorio el idioma inglés e incorporar de manera responsable el uso de las nuevas tecnologías.

Por ello celebro la Estrategia de Fortalecimiento y Transformación de las Escuelas Normales, presentada por Aurelio Nuño, titular de la SEP.
El plan estará regido por seis puntos, dirigidos a la transformación pedagógica a partir del nuevo Modelo Educativo; a la formación de maestros para una educación indígena e intercultural, y a la impartición de clases para el aprendizaje del idioma inglés, en los 263 planteles normalistas del país.

Para elaborar dicho plan se ha integrado una comisión en la que participan representantes de la SEP, profesores normalistas, maestros integrantes del SNTE y versados en el tema educativo.

En las escuelas normales, se encuentran la sangre que corre por las venas de la educación del país y que formará, las siguientes generaciones, por ello es importante fortalecerlas para formar a la generación de maestros y maestras que requiere México para enfrentar los retos del siglo XXI.