Las armas de la política en USA

Posted on

No hay “buenas armas” o “malas armas”.
Cualquier arma en la mano de una persona mala es mala.
Charlton Heston

Hace unos días, el mundo entero se conmocionó con un aterrador suceso en Las Vegas, en el que un hombre abrió fuego, desde la habitación de un hotel, en contra de cientos de personas que disfrutaban de un concierto. El saldo fue de 52 muertos y más de 500 heridos.

Tras las primeras investigaciones trascendió que este hombre poseía un total de 42 armas de fuego en su casa. A este hecho pueden sumarse algunos otros ocurridos en Estados Unidos en los que ha perdido la vida gente inocente a causa de personas inestables emocionalmente que han hecho uso de armas de fuego para atacar a la sociedad.

Ante lamentables sucesos como este, ocurridos en el país más poderoso del mundo, la pregunta lógica es: ¿Por qué no se prohíbe la portación de armas en Estados Unidos?

La respuesta es tan simple como contundente. La Asociación Nacional del Rifle, NRA, que agrupa a más de 5 millones de personas, es uno de los grupos más influyentes en la política norteamericana.

Esta poderosa agrupación cuenta con un presupuesto anual de 250 millones de dólares, que equivalen a alrededor de 4 mil 500 millones de pesos, mismos que se destinan, entre otras cosas, a impulsar candidaturas de diversos actores políticos, principalmente Republicanos, que una vez en el poder, orientan su agenda a defender sus intereses.

Una de las candidaturas fuertemente impulsada por la NRA, es la de Donald Trump, que recibió alrededor de 30 millones de dólares para llegar a la Presidencia de Estados Unidos, país que ha hecho de las armas, un negocio lucrativo.

La venta de armas ha generado más de 25 mil empleos directos en los últimos dos años y las exportaciones de pistolas rondan los 8 mil 500 millones de dólares al año. Por otra parte, cerca del 50% de la población norteamericana posee cuando menos un arma, por lo que es una práctica que forma parte de su propia cultura.

Es importante tener presente que para que una reforma en contra de la posesión y portación de armas sea probada, se requiere el voto de 60 de los 100 Senadores que integran el Senado, algo que difícilmente ocurrirá porque Trump y su partido, tienen la mayoría en este órgano.

Estas políticas públicas fomentan el odio hacia los demás y han provocado fenómenos sociales que lamentablemente han cobrado la vida de cientos de personas, debido a la distribución indiscriminada de armas de fuego. Por supuesto México también se ve afectado, usted de dónde cree que la delincuencia organizada se provee de armas.

La venta de armas es parte de la política en Estados Unidos, además de ser un gran negocio que incide en quienes toman las decisiones, por ello no va a parar aunque haya tantas víctimas.