Trump contra el mundo

Posted on


“¿Qué mayor rechazo a aquellos que quisieran acabar con nuestro mundo
que unir nuestros mejores esfuerzos para salvarlo?”
Barack Obama

México y 194 países más aprobaron en diciembre del 2015, el Acuerdo de París para enfrentar de manera global el cambio climático, con menores emisiones de gases y con capacidad de adaptarse a un clima más extremo. Se trata de un problema que es responsabilidad de todas las naciones, principalmente de aquellas cuyas industrias han causado mayor daño al planeta.

China y Estados Unidos son los países con mayor emisión de gases de efecto invernadero en el mundo, por lo que han sido ampliamente criticados por las naciones, preocupadas por este fenómeno que ha deteriorado gravemente el medio ambiente, por lo que en su oportunidad fue celebrado que hayan asumido su responsabilidad con la aprobación de este acuerdo.

A menos de dos años de la firma de dicho tratado, sorprende la decisión de Donald Trump de retirarse del mismo bajo el argumento de que el cambio climático es un “engaño chino” para perjudicar a las manufacturas estadounidenses y que su decisión ayudará a la generación de empleos y a las industrias de petróleo y carbón de su país.

El mensaje que ha mandado ha sido claro: pretende generar riqueza poniendo en riesgo a los estadounidenses y al resto del mundo. Pretende hacer grande a Estados Unidos a costa de los demás, ignorando que la contaminación no conoce fronteras y no sabe de muros.

El cambio climático es una realidad y lo estamos viviendo en México. En las últimas semanas han circulado videos que demuestran fenómenos naturales casi increíbles, como las fuertes granizadas en Veracruz y Chihuahua que dejaron a su paso serios destrozos y la formación de dos tornados, uno en Puebla y otro en Chihuahua.

Si no actuamos con oportunidad, el cambio climático podría causar la propia extinción de nuestra existencia en la tierra, por increíble que parezca, y continuará generando estragos en la agricultura, en la propia industria y en nuestra forma de vida.

Donald Trump se ha convertido en el enemigo público del mundo y es el más claro ejemplo del demagogo que actúa no por conocer sino por complacer, no por convicción sino pensando en la reelección y no por hacer grande a América, sino por hacer más grande su propio ego. El mundo es más grande que él, por lo que su decisión no terminará con los esfuerzos de todos los demás países por revertir el cambio climático, México está incluido en ellos.