Viviendas que sean hogares

Posted on


“La casa debe ser el estuche de la vida,
la máquina de felicidad.”
Le Corbusier

El pasado miércoles el Infonavit dio a conocer las nuevas reglas que se observarán para el otorgamiento de créditos a trabajadores, cuyo objetivo es asegurar que las viviendas a las que accedan sean más amplias y funcionales, y no como ocurría en el sexenio anterior en el que se construyeron miles de viviendas de un solo cuarto en espacios reducidos y alejados de todos los servicios.

Dentro de las novedades se encuentra que el monto máximo de crédito se incrementó en un 74 por ciento. Hasta el mes de marzo, el monto era de 960 mil pesos que en algunas partes del país no alcanza para adquirir una vivienda con espacio suficiente para una familia de tres o de más miembros. Bajo las nuevas reglas las mujeres y los hombres trabajadores podrán disponer de poco más de un millón 600 mil pesos para adquirir una vivienda digna, propia para el desarrollo de sus familias.

Adicionalmente, se prevé la posibilidad de que se otorgue un préstamo adicional para ecotecnologías, es decir, para aparatos y equipos que estén instalados o que se incorporen a las viviendas y que hagan posible un ahorro en el consumo de energía y agua, además de que contribuyen a reducir el gasto familiar y al cuidado del medio ambiente.

La ley prevé que en el caso de que un trabajador llegara a perder su empleo tendrá derecho a recibir una prórroga de pago y ahora también contará con un Fondo de Protección de Pagos que es un fideicomiso que protege al trabajador durante seis meses contra el riesgo de incumplir el pago de sus mensualidades en el caso de quedarse sin empleo y este apoyo consiste en que estas mensualidades se paguen con el dinero acumulado en este Fondo.

Aunado a las ventajas que estas reglas otorgan a las y los trabajadores, los desarrolladores de vivienda han visto con buenos ojos el futuro de su sector en el corto plazo pues estiman que habrá un aumento entre el 5 y el 10 por ciento en la venta de casas; ya no será necesario que los trabajadores adquieran un crédito adicional con los bancos para poder pagar la casa de sus sueños, aunado a reducir los riesgos de perder su casa en caso de que pierdan su trabajo.

El Infonavit, una institución que creó el Estado Mexicano hace 44 años, durante este tiempo ha beneficiado a la población que menos tiene y durante la actual administración federal se ha distinguido por contar con finanzas sanas.

Quienes integramos la Comisión de Vivienda en la Cámara de Diputados, nos sumamos a estas medidas en favor de las familias mexicanas, aprobando reformas que han hecho posible que los nuevos créditos ya no se otorguen en función del salario mínimo sino conforme al valor de las Unidades de Medida y Actualización que se ajustarán más al bolsillo de las y los trabajadores, asimismo hemos autorizado el uso de Firma Electrónica para facilitar la adquisición de créditos que beneficien a los hogares de las familias de nuestro país.

Contar con una vivienda digna es un derecho humano, por ello debemos transitar hacia la consolidación de una política de vivienda que permita a las familias mexicanas acceder a una casa que pueda también ser un hogar para su familia.